Amortización de bienes para Pyme y Autónomos

amortizaciones de bienes

Amortización ¿Has escuchado esta palabra alguna vez? Si llevas a tu cargo un negocio seguro que sí. Hay unos denominados activos fijos dentro de una empresa que son las propiedades, los mobiliarios, las maquinarias y demás bienes que forman parte de una empresa durante más de un año, y se usan durante un determinado período, debido a que pueden comenzar a deteriorarse.

Otros son los activos intangibles como los softwares, las licencias, entre otros activos intangibles que también pierden su valor en el tiempo y se vuelven obsoletos. Todos estos le rebajan los activos a la empresa y reducen sus beneficios, lo cual se ve reflejado en un balance anual de la contabilidad.  A todo el proceso en el cual se hace la cuantificación del deterioro de estos bienes tangibles e intangibles se le conoce como amortización.

Amortización de bienes para los autónomos

Como lo hemos indicado en el párrafo anterior la amortización ocurre al depreciarse un bien, por lo que cuando un autónomo tiene cualquier tipo de bien para su empresa este va a comenzar a perder valor y a depreciarse, lo que es un gasto deducible.

La amortización es para los autónomos un punto importante para todos los autónomos. Esto debido a que tiene un buen significado al momento de hacer el pago del impuesto de la renta de las personas físicas (IRPF), así como también repercute en el rendimiento económico del negocio.

¿Cómo amortiza un autónomo?

El departamento de Hacienda establece que las amortizaciones de los bienes deben ser deducibles cuando se trate de amortización de inmovilizado intangible, material y de las inversiones hechas para inmobiliario, por supuesto que hayan sufrido depreciación por su funcionamiento, disfrute o uso.

Para que haya una depreciación correcta de un bien, el departamento de hacienda establece unos coeficientes que se deben aplicar al valor de cada uno de los bienes. Estos coeficientes están expresados en tablas de amortización para autónomos

Las tablas que hemos mencionado funcionan sencillamente. Por ejemplo, si como autónomo adquieres una máquina para tu negocio y dicha máquina te cuesta 1000 euros, aplicas las tablas donde tendrías una amortización anual de 120 euros en el año como cantidad máxima.

¿Cuáles bienes se pueden amortizar?

Se considera como bien inmovilizado a aquellos bienes que se realicen dentro de las operaciones o actividades del negocio, pueden ser bienes inmovilizados materiales o intangibles. Además de ello, también se puede considerar amortizar otros tipos de bienes como edificios que estén ligados a la actividad del negocio o en el caso de trabajar en el rubro de agronomía, las plantas también pueden estar en el proceso de amortización.

La amortización puede ser desde que se adquiere un bien o ya desde que se comienza a dar uso del mismo para una determinada actividad del negocio.

¿Cómo afectan las amortizaciones?

Es importante saber que para un autónomo las amortizaciones repercuten considerablemente en el rendimiento económico del negocio y en el pago del impuesto de la renta de personas físicas (IRPF). Por otra parte, cuando se adquiere un bien como inversión, el IVA de éste debe ser colocado en su totalidad en el trimestre que le corresponda, haciendo énfasis en la declaración del IVA para el modelo 303.

Por otro lado, el gasto de los impuestos puede deducirse durante varios años. Por supuesto esto se hace en base a los coeficientes establecidos en las ya mencionadas tablas de amortizaciones que establece la agencia tributaria.

Diferencia entre depreciación y amortización

Ambos términos los hemos mencionado anteriormente, por lo que es importante mencionar la diferencia que existe entre ellas para no confundirlas. Aunque la amortización y la depreciación se refiere al desgaste de determinados bienes al pasar del tiempo, estos tienen su diferencia. La amortización se refiere a los bienes inmuebles, intangibles o diferidos como la maquinaria, local u oficina; por otro lado, la depreciación hace referencia a los activos fijos como los electrodomésticos o un automóvil.

Amortización para PYMES. Método lineal en la contabilidad

En el caso de las pequeñas y medianas empresas, los expertos indican que se puede considerar el método lineal para calcular la amortización. Este modo consiste en considerar que los bienes intangibles tienden a desgastarse de manera constante, por lo que la cuota que se aplica para la amortización es constante en toda la vida útil. Este es el método que resulta más sencillo para amortizar, se le asigna un porcentaje anual al valor amortizable de cada bien.

¿Qué activos se pueden amortizar?

Todo aquel bien que sea parte del inmovilizado material puede ser amortizado, por ejemplo, un ordenador, bien intangible como por ejemplo la licencia y los locales o edificios que pertenezcan a la empresa.

Es importante saber que se considera como inmovilizado a cualquier activo que contribuya con la realización de una actividad por un periodo mayor a un año, y no sea destinado a la venta posteriormente.

Desde que comienza el funcionamiento de una activo, este comienza a amortizar, va produciendo ingresos hasta que llega a la suma de las amortizadas cada año y alcanza el valor de la adquisición.

Otra de las preguntas que más se hacen los empresarios en temas de amortización es ¿En qué cantidad se puede aplicar la amortización? Para responder esta pregunta se debe saber que hay varios métodos para estos cálculos, siendo las tablas de amortización para pymes las más usadas.

Son cuadros presentados de manera informativa donde se expresa el porcentaje del valor de la adquisición que se puede amortizar en un año y la cantidad de años en los que se puede hacer, estos límites establecidos no se pueden superar.

¿Cómo hacer el cálculo usando el método de la amortización lineal?

Realizar este método es muy sencillo, por lo que es el más usado por los empresarios para hacer sus cálculos de amortización de sus bienes. Lo que se hace es la aplicación de una fórmula donde la cuota de amortización es igual a la resta del valor de adquisición del bien menos el valor residual; este resultado se divide por los años de vida útil y se obtiene el resultado buscado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.