Gastos financieros: ¿Qué son y Cómo deducirlos?

gastos financieros

Tanto las empresas como los autónomos deben hacer declaraciones ante los entes pertinentes. Esto lo hacen de acuerdo al tipo de actividad comercial que llevan a cabo. Cada uno de esos trámites a realizar están regidos por normas y diferentes mecanismos que deben cumplir correctamente.

Entre ese conjunto de trámites a realizar por una empresa o autónomos están los gastos financieros, que también son de alta importancia para declarar ante las entidades pertinentes. Esto sobre todo porque representan bienes ajenos que se usan para realizar determinadas actividades comerciales del beneficiario.

Ahora bien, para entender mejor sobre los gastos financieros, veamos con detalle toda la información necesaria.

¿Qué son los gastos financieros?

Todos aquellos recursos de los que dispone una empresa para su uso en actividades comerciales y les pertenecen a terceros se consideran como gastos financieros. Esto es común en las compañías pertenecientes a PYMES (pequeñas y medianas empresas) donde generalmente solicitan préstamos o una financiación para poder llevar a cabo una determinada actividad comercial.

La financiación que hemos mencionado puede ser destinada en la mayoría de los casos, desde prestamistas o entidades bancarias, aunque también pueden venir de una persona natural o alguna otra empresa. Sin importar cual de estos sea el caso se toma de manera contable como gasto financiero la acción realizada.

Todos los recursos obtenidos son parte de una deuda para el beneficiario, de la cual se obtienen gastos como intereses y comisiones. Es importante tener claro que todos los intereses tienen un cuadro en pago de cuotas, en cada una de ellas hay un porcentaje para el abono de préstamos. Basado en todo esto, la devolución del financiamiento no forma parte del gasto financiero, sino el pago de intereses.

Tipos de gastos financieros

Si ya hemos comprendido que los gastos financieros son ingresos que se usan para llevar a cabo actividades comerciales, es importante saber a este punto que existen varios tipos de gastos financieros.

  • Intereses. Representa los pagos que se deben realizar luego de recibir un préstamo de alguna persona o entidad bancaria. Está representado por un porcentaje que se suma al importe que ha sido recibido.
  • Comisión. Representa los pagos que se realizan luego de haber recibido un servicio determinado, puede ser: comisión por el mantenimiento de cuentas bancarias, comisión por el inicio del préstamo, cancelación anticipada de un préstamo, comisión por cobros de servicios como la realización de depósitos, transferencias, uso de cajeros automáticos, entre otros.

Como es de notarse, todos los tipos de gastos financieros son parte de la rutina que lleva cualquier empresario o autónomo, e incluso persona natural. La diferencia para una persona natural es que no tendrá interferencia en el pago de sus impuestos.

¿Cómo se calculan los gastos financieros?

Aquí hay un punto importante a recordar, y es que para las operaciones de financiación solo se consideran las comisiones y el tipo de interés.

Para entender fácilmente vemos el ejemplo donde hay que pagar las cuotas de un préstamo. En este caso solo se considera gasto financiero a la parte que corresponde a los intereses, mas no a la devolución del capital.

¿Cómo se deducen los gastos financieros?

Como los gastos financieros están relacionados con la actividad comercial tanto de las empresas como de autónomos, estos pueden reducirse. Es importante acotar que todas las entidades que contribuyen a impuestos de sociedades cuentan con un límite de deducibilidad impuesto por la agencia tributaria. Este límite es considerado de la forma siguiente:

  • Si la suma total se puede deducir a un 30% del periodo, sería su límite máximo.
  • Cuando es superior al límite de precio se puede deducir hasta un millón de euros.

¿Qué se debe tener en cuenta para deducir los gastos financieros?

Las dos maneras de deducción antes expuestas son las indicadas por las leyes del país. En cada uno de esos casos se tienen distintos resultados, veamos a continuación cuales son:

  • Cuando se recibe la deducción la cual es el caso donde aplica el límite de un millón de euros, el beneficiario no puede recibir este tipo de ayuda por lo menos en los siguientes 18 ejercicios mínimo.
  • Es importante tener en cuenta que esta deducción no es válida para los bancos, sociedades o aseguradoras que desaparecen en el pleno ejercicio.
  • Se puede aplicar a todas las entidades bancarias, a terceros y efectos comerciales.

Conceptos importantes para la deducibilidad de los gastos financieros

Para terminar de entender la deducibilidad de los gastos financieros es importante comprender algunos conceptos.

Gastos financieros netos

Los gastos financieros netos se calculan restando los siguientes conceptos:

  • Los ingresos financieros que se derivan del préstamo a terceros con capital propio. Estos comúnmente son los intereses de las deudas de otras personas con la empresa.
  • Gastos de servicios determinados que estén relacionados con operaciones que se han realizado en el paraíso fiscal.
  • Los gastos de las deudas que se tienen con empresas, destinados a aportaciones y ciertas adquisiciones, en este caso las empresas son de grupo.
  • Los gastos que no son deducibles con irregularidades de diferentes puntos. Estas están relacionadas con las actividades en las que está involucrada una empresa o persona natural que sea residente de otro país.

Beneficio operativo

Para aprender a calcular el beneficio operativo de acuerdo a lo que establece la ley del impuesto, se deben considerar tres pasos:

  1. Se debe tomar como base el resultado de explotación de las ganancias y pérdidas.
  2. Se debe eliminar: el resultado por suspensiones de inmovilizado y el deterioro, las amortizaciones del inmovilizado y la suspensión de ayudas de inmovilizado que no sean financieras.
  3. Se suman los ingresos financieros de participaciones en patrimonios que cumplan con las siguientes condiciones: el porcentaje por participación debe ser mayor al 5%, sea la participación directa o indirecta, se debe corresponder con participaciones o dividendos que aporten beneficios a las entidades que participan; y, por último, las participaciones no se deben haber adquirido con deudas existentes con entidades del grupo, sobre todo si sus gastos financieros no son deducibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.