Tengo arrendado un local ¿Los gastos deben ir con IVA?

gastos arrendamiento local iva

Es posible que no cuentes con local propio, sino que tu negocio esté en un local alquilado, entonces surge la duda sobre esos gastos con respecto a la contabilidad de la empresa. Debemos saber que es muy importante que toda la contabilidad de la empresa esté correcta y vaya al margen de las leyes y reglamentos. Es por ello que, si el lugar donde tienes el negocio es alquilado, este artículo será de bastante interés.

No importa si se trata de una oficina, un despacho o un almacén, si es parte de nuestro negocio y está en lugar alquilado, el pago de este lugar está entre las responsabilidades de la empresa, no son gastos del propietario del lugar.

Los gastos para estos casos son el impuesto sobre bienes inmuebles, suministros como el agua y luz, la tasa de basuras, entre otros.

¿Cómo emitir la factura por los gastos?

Hay dos posibilidades, la primera es que el gasto de arriendo llegue a nombre de la empresa o de nosotros; en ese caso fácilmente el gasto puede repercutirse en una factura normal por arriendo como los determinados suplidos. Te estarás preguntado ¿Qué son los suplidos? ¿Cómo debo incluirlos en la factura? Los suplidos no se incluyen en el principio de la factura y no se les aplica el IVA ni la retención. Esto es posible en este caso donde el gasto está a nombre de nosotros, obviando lo que es el impuesto de bienes e inmuebles.

Para el caso de que el gasto de arriendo no esté a nombre de nosotros, lo que debemos hacer es incluirlo en la factura, pero es importante hacerlo como renta abonada. En este apartado se puede detallar el concepto que le corresponde ese gasto y la cuota de arrendamiento que le corresponde, todo dentro de la factura.

¿Estos gastos deben ir con IVA?

Una de las interrogantes más comunes entre los empresarios es la inclusión del IVA ¿Va o no va IVA en algunos gastos? En el caso del arrendamiento que ya tiene incluido el impuesto de bienes e inmuebles, este gasto que es una renta normalmente mensual, va con IVA, y con respecto a la repercusión del gasto también.

Esto se debe a que la renta es mayor, se pudiera entender como si parte de la renta estaría pactada del gasto del impuesto. Por lo que esa renta mensual se convierte en la suma de abonar la cantidad establecida como dinero mensual más el impuesto de bienes e inmuebles.

Esta norma ha sido establecida por la normativa tributaria expuesta conjuntamente con la dirección general de tributos; estos últimos consideran como expertos que son, que la base del IVA (IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO) en el alquiler de la propiedad debe estar constituida por importe de la renta o la contraprestación de dicho servicio prestado, esto en su cantidad total; además, también los créditos que el arrendador le ha dado al arrendado, que en este caso es la empresa. Unido a esto los gastos de electricidad, agua, basura, comunidad de propietarios, obras, mejoras, entre otros.

¿Debe aplicarse retención sobre la repercusión de gastos?

Cuando hablamos de retención ya debemos saber que es un punto bastante discutido. Hace mucho tiempo muchos expertos han indicado que el criterio sobre este punto está ligado a si la persona que presta el servicio de alquiler es una persona jurídica, persona natural o se encuentra sometida a algún impuesto sobre sociedades.

Hoy en día se han aclarado estos criterios que hemos mencionado, donde se ha dejado claro que el IVA debe ser aplicado de igual manera que la retención del importe abonado en cualquier repercusión de gastos. Esto ha sido interpretado y publicado por la legislación, luego de todas las consultas sobre el caso que fueron emitidas por la Dirección General de Tributos.

Es en el artículo 70 del reglamento del impuesto sobre la renta de las personas físicas donde se indica sobre la retención del arrendamiento de inmuebles, específicamente en el apartado 2 del mencionado artículo donde se menciona que los rendimientos procedentes del arrendamiento de inmuebles urbanos están sujetos independientemente de su calificación a la retención o ingreso de cuentas.

¿Cuánto se puede gastar en el alquiler de un local para un negocio?

Está mal pensar que alquilar un almacén, una oficina o simplemente un espacio para nuestro negocio solo nos traerá como gasto la renta mensual de arrendamiento. En realidad un local alquilado trae consigo otros gastos que debemos tomar en cuenta para la contabilidad de la empresa, y poder tomar la decisión si conviene o no hacerlo ahora. Veamos cuales son estos gastos tan comunes:

  • Si al lugar hay que hacerle reparaciones, puede haber gastos de albañilería. Fontanería, pintura, carpintería, entre otros. Y a esto se le debe atribuir el gasto del material usado para alguna reparación.
  • Las diferentes instalaciones, como la electricidad, aire acondicionado, calefacción, además de la compra de muebles.
  • En el caso de pedir préstamos para hacer las operaciones mencionadas anteriormente.
  • El pago de bienes e inmuebles, es decir los tributos y recargos no estatales.
  • El contrato de los diferentes seguros, como de robo, incendio, responsabilidad civil, desastres naturales, entre otros.
  • Los gastos de portería, vigilancia y portería son muy usuales en un alquiler.
  • Por último, los gastos que ocasiona hacer formal el arrendamiento, entre estos están los gastos de defensa relativos al local en alquiler, estos son de carácter jurídico. Muchos empresarios toman la decisión de formalizar el arrendamiento antes de comenzar con sus operaciones y actividades, esto con la intención de que una vez que vaya a comenzar a trabajar en el lugar ya todo esté acondicionado y listo y no cause retrasos a último momento.

Es importante acotar que al departamento de Hacienda se le debe presentar una comunicación censal por medio del modelo 036. Esto evitará que haya problemas cuando se presenten las facturas y los gastos que han generado las actividades de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *